blog

POR EL DÍA DE LA MADRE SACARAN EN PROCESIÓN AL “TAYTACHA DE LOS TEMBLORES Y A LA VIRGEN DE BELÉN”

Se supo que el ‘Taytacha de Los Temblores”  llegará hasta el distrito de San Jerónimo, pasando por Cusco, Wanchaq y San Sebastián, mientras la imagen de la “Virgen de Belén” saldrá hacia el distrito de Santiago.

El Taytacha de los temblores reposa en la Catedral del Cusco, está construida sobre la base del antiguo templo dedicado al dios “Apu Ila Tikse Wiracocha”. La imagen del Señor de los Temblores es llevada en procesión por diferentes calles de la ciudad como se hacía con las antiguas momias de los jefes, sacerdotes y los gobernantes incas. A pesar de los años ningún pincel se ha atrevido a retocarla. Con el transcurso del tiempo y sobre todo el humo de las velas y cirios de los devotos la han ennegrecido convirtiéndola en un extraño Cristo moreno de aspecto sombrío.

La Virgen de Belén, más conocida por el apelativo filial de Mamacha Belén, es una de las imágenes que nunca falta a la tradicional y multitudinaria procesión del Corpus Christi en el Cusco. Su bello y apacible rostro ha sido el encanto de incontables generaciones. Sus vestidos son engalanados desde hace siglos por sus fervientes devotos.

Muchos devotos del Taytacha de los Temblores y de la virgen de Belén regocijaran pues este domingo 10 de mayo día de la madre será la procesión en la ciudad del Cusco, así como hay gente a favor y otra en contra, nos preguntamos si ¿Es el momento adecuado para sacar en procesión al Taytacha de los Temblores y la Virgen de Belén ?, tomando en cuenta que aún seguimos en el estado de emergencia a causa de la pandemia  del Covid-19 que ha ido arrebatándonos a nuestros seres queridos

Las principales autoridades de la Región Cusco se reunieron la mañana del último lunes en las instalaciones del Arzobispado, donde discutieron la salida en procesión de la imagen del Señor de Los Temblores también conocido como el ‘Taytacha de Los Temblores”, pese al Estado de Emergencia por coronavirus que se vive a nivel nacional.

Luego de una larga reunión, finalmente se adoptó la decisión de llevar a cabo un recorrido procesional este domingo 10 de mayo, fecha en que se celebra el “Día de La Madre”.

Esta información fue confirmada a Correo por el arzobispo de Cusco, monseñor Richard Alarcón, quien mencionó que la procesión iniciará a las 08:00 horas partiendo de la Catedral de Cusco.

“Ese día es el ‘Día de La Madre’, y como todos saben muchas familias no tendrán oportunidad de pasar ese día como debe de ser, entonces se hará la procesión para dar consuelo, esperanza y un mensaje de amor a las familias”, señaló el arzobispo cusqueño.

Se supo que el ‘Taytacha de Los Temblores”  llegará hasta el distrito de San Jerónimo, pasando por Cusco, Wanchaq y San Sebastián, mientras la imagen de la Virgen de Belén saldrá hacia el distrito de Santiago.

Tras el anuncio de esta medida muchas personas se han mostrado a favor y en contra de la iniciativa, a través de las redes sociales comentan que las personas romperán el aislamiento y se generarán aglomeración de los civiles a fin de recibir la bendición del Taytacha de los Temblores y la Virgen de Belén, otras citan que Cusco necesita de sus santos para restablecer su fe y esperanza en un nuevo mañana. Mucho de los ciudadanos cusqueños dan a conocer por las redes sociales alegría con mensajes motivadores y esperan con ansias recibir la bendición del Taytacha de los Temblores y la Virgen de Belén.

Por otro lado hay un porcentaje de la población cusqueña que da a conocer desconformidad con la decisión de las autoridades, dando a conocer su molestia, pues aún seguimos en riesgo con adquirir el Covid-19 se presume que haya aglomeración por parte de los devotos

Related posts

Falleció por coronavirus Mario Romero, el empresario de SJM que mantuvo el precio de los balones de oxígeno

PERU DESPIERTA

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar LEER MÁS...

Políticas de Privacidad