in

80 años del héroe que viste como uniforme la bandera de EE.UU.

No hay superhéroe ideológicamente más controversial que el Capitán América, nacido hace 80 años como una abierta idealización de Estados Unidos. Sus creadores, el editor Joe Simon y el dibujante Jack Kirby, lo vistieron con los colores de la bandera de las barras y estrellas y le dieron como arma un escudo triangular casi idéntico al del símbolo nacional que rige desde la Independencia. El escudo se volvió circular, por cuestiones de derechos de autor.

También lo concibieron como un soldado del Ejército y lo pusieron a pelear en contra de la Alemania nazi en nombre de la libertad, uno de los conceptos capitales de EE.UU. Por ese origen propagandístico y su afinidad con el militarismo, el Capitán América nació con un estigma que aún perdura, sobre todo cuando el lector considera que el mundo se divide en izquierda y derecha. Y el ‘Cap’ es, para muchos, un representante de la derecha.

Por supuesto, eso no es verdad. Desde el inicio, sus creadores tuvieron la intención de que este personaje fuera el prototipo de los soldados (y de los ciudadanos) que deseaban darle un puñetazo a Hitler. Recordemos que los héroes de los cómics nacieron como una “fantasía de poder adolescente”, como lo sostiene el filósofo Mark Waid, así que no era un desatino crear uno para los jóvenes del Ejército que iban a la guerra o se quedaban en casa, a la espera de ser reclutados.

Lo dotaron, no solo con habilidades superiores gracias a un experimento ordenado por el mismísimo presidente Franklin Delano Roosevelt, quien incluso aparece dibujado en ese número uno, sino también con una personalidad virtuosa, apegada a los consejos del pensador Séneca: “Hemos de escoger a un hombre virtuoso y tenerlo siempre ante nuestra consideración para vivir como si él nos observara”.

Tras la Segunda Guerra Mundial, perdió popularidad pues ya no hacía falta que combatiera en las trincheras. Pero el editor Stan Lee lo rescató en los años 60 para crear a los Vengadores y le dio un propósito que sigue vigente hasta ahora: las historietas del Capitán América debían convertirse en la metáfora de los desafíos militares pero también sociales de los estadounidenses.

Otro acierto que explica que el éxito del personaje está en haberlo convertido en un héroe fuera de este tiempo, que llega desde el pasado para ayudar en el presente, donde el totalitarismo que soñó Hitler aún persiste, pero disfrazado.

La vitalidad del personaje en el cómic ha sido reforzada por el cine, gracias al desarrollo de las películas del Universo Marvel. El actor Chris Evans lo encarna desde el 2011 y ha logrado transmitir en escena gran parte de la personalidad del ‘Cap’ de las historietas: la de un soldado humilde que se propuso ayudar al inocente.

Written by perú despierta

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Viviendas ubicadas en Solanda, sur de Quito, afectadas por la construcción del Metro

Laura Pausini gana el Globo de Oro a la mejor canción de un filme por Io Sì