in

El Estado adeuda a Seguros Sucre USD 129 millones

Uno de los principales riesgos a los que está expuesta la aseguradora de capital estatal Sucre es la liquidez para hacer frente a sus obligaciones. Es decir, que no cuente con el dinero en efectivo para atender, por ejemplo, el pago de siniestros a sus clientes.

Así precisa el informe de calificación de riesgos de diciembre del 2020 de Bankwatch Ratings que, además, señala que este indicador se ha venido deteriorando los últimos años.

Adiciembre del 2020, los activos líquidos de la aseguradora, cuyo mayor accionista es la estatal Corporación Financiera Nacional (CFN), solo cubrían el 14% de sus pasivos, inferior a la media del sector asegurador que se ubica en 35%.

El riesgo de liquidez proviene de tres factores. El primero es la falta de pago de sus clientes estatales, que pesan un 93% de su cartera. En total la deuda de instituciones públicas con Sucre suma USD 129 millones.
“El Estado no cuenta con una caja fiscal líquida para solventar los servicios contratados por las entidades públicas”, se advierte en el informe.

El segundo problema con el que lidia Sucre es la recuperación de valores pendientes de pago de los reaseguros y coaseguros, que suman USD 56,8 millones. Pero Sucre también tiene una deuda pendiente con sus reaseguros, algunos pagos tienen más de un año de antigüedad, precisa el informe de calificación de riesgos.

Sucre tiene 65 clientes, de los que el mayor monto asegurado corresponde a una póliza multirriesgo de la Corporación Eléctrica del Ecuador que, entre otros bienes, cubre las centrales hidroeléctricas. Este contrato vence el 1 de agosto.

Un tercer problema de la aseguradora son los litigios legales que cuatro entes públicos interpusieron en su contra: Petroecuador, Celec, Corporación Nacional de Electricidad (CNEL) y Banco del Afiliado (Biess). Los juicios suman USD 152,8 millones (ver cuadro). El litigio más importante es el del Biess. La póliza data del 2015 y fue para cubrir seguro de vida, desgravamen, desempleoy otros aspectos.

El contrato, que se extendió hasta julio de 2019 a través de varias ampliaciones, recibió críticas del sector asegurador porque fue USD 13 millones más caro que otras ofertas.

Pero el litigio se originó por una cláusula de “buena experiencia” que obliga a Sucre a devolver USD 37,9 millones, valor que afectaría al patrimonio de la aseguradora.

Sucre también arrastra litigios antiguos como un siniestro millonario no reconocido a Petroecuador por la rotura de su oleoducto. Esta controversia fue una herencia de Rocafuerte, con la cual Sucre se fusionó en el 2008. La aseguradora de capital estatal argumenta que el monto fue anulado, pero Petroecuador insiste en que está en firme.

El terremoto del 2016 causó un reclamo de la CNEL. La firma estatal sufrió los efectos de ese movimiento telúrico y reclama siniestros por daños de bienes a la intemperie como alumbrado público. Finalmente, la disputa con Celec es por daños en la central Pucará.

Sucre es la principal aseguradora del país, con un peso de 17% en el mercado. A diciembre del año pasado, su patrimonio sumaba 79,6 millones y tenía pérdidas de 8,7 millones.

Pese a los riesgos legales, la falta de liquidez y las pérdidas, Bankwatch Ratings calificó a la Sucre con doble A-, aunque este año ajustó la cifra tras el anuncio del jefe de Estado, Guillermo Lasso, de que se liquidará de forma voluntaria.

La calificadora de riesgos, en respuesta a una consulta de este Diario, dijo que la buena calificación del año pasado se debió a que las pérdidas del 2020 representaban solo el 10% del patrimonio, “que por sí sola no pone en riesgo su solvencia”.

Otro factor que tomó en cuenta Bankwatch fue un previsible decrecimiento de todo el sector asegurador por la pandemia y el aumento de la siniestralidad debido al pago relacionado con el covid-19.

Además, argumentó que la pérdida se explica porque la compañía debió provisionarse para cuentas de dudoso recaudo y por deterioro de inversiones, derivadas del reconocimiento de pérdidas esperadas.

Este Diario publicó ayer que, al menos, el 10% del portafolio de inversiones de Sucre está en riesgo de recuperación o ya cayó en incumplimiento de pago. Es decir, USD 5,4 millones de 59 millones. Tras el anuncio de liquidación, Bankwatch bajó la calificación a BB con observación en desarrollo.

Este Diario consultó a la ‘Súper’ de Compañías si emitió observaciones al informe de calificación y más detalles sobre la situación de Sucre, pero no respondió hasta el cierre de esta edición. “No esperamos que se den (observaciones), ya que nuestras opiniones han sido fundamentadas de forma técnica”, señaló Bankwatch.

Este Diario buscó la versión de Sucre y CFN el 23 y 29 de junio y el 13 de julio, pero no recibió respuesta.

Written by perú despierta

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Rebrote de Yunnan deja 8 contagios locales de los 65 nuevos casos de covid en China

Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 20 de julio del 2021