in

El gran reinicio | El Comercio

El Ecuador tiene la oportunidad de un gran reinicio basado en un nuevo modelo de desarrollo económico, social y cultural. Al estilo del cambio post pandemia que el Foro Económico Mundial promovió para el planeta en Davos 2021, título que adopto hoy para el Ecuador.

El contexto para este proceso no es fácil: No hay medicina que alcance sin salud adecuada en la población, por lo que aún hay crisis hospitalarias en varias ciudades por insuficiencias en el proceso de vacunación masiva que tal vez sea repetida varias veces por la eficacia de las vacunas y la mutación del virus. Por otro lado, los esperados coletazos económicos a nivel global por las grandes emisiones de dinero en países desarrollados bajando las tasas de interés, lo que ha inflado los precios de activos sobre todo financieros, acciones y commodities, lo que se revertirá en un futuro no muy lejano.

El reinicio involucra decisiones a los problemas prioritarios como la inmunización de la población de forma justa y eficiente, la crisis de valores, y la recuperación económica inclusiva y responsable.

Ya se han dado muchas recetas, y los tres habilitadores más importantes son casi lógicos de mencionar pero tan difíciles de conseguir: refundar los valores compartidos, crear sentido de unidad, y establecer una práctica de colaboración.
A través de estos elementos será posible obtener la fluidez que requieren los consensos políticos y sociales, sensibilizando en los líderes de los sectores relevantes el sentido de corresponsabilidad y empatía, para así crear los niveles de confianza y colaboración.

¿Por qué es tan difícil implementar algo que parece de sentido común? Por la sencilla razón que los detractores son muy poderosos, como los egos, el sectarismo, la corrupción y sus mafias. Estos frenan la posibilidad de hacer lo correcto incluso en personas de buena voluntad que en el debido momento no logran vencerlos por debilidades propias o de la pobre institucionalidad del sistema.

Por eso es fundamental generar fortalezas en los liderazgos a través de encuentros de generación confianza entre la diversidad de políticos, gobernantes, empresarios, sociedad civil e instituciones internacionales. Estos espacios promovidos por la sociedad civil tendrían más credibilidad y convocatoria.

La confianza se otorga cuando se la merece. Por eso es importante obtener logros tempranos en temas como la vacunación, el ambiente propicio para invertir, la seguridad, creando mejores posibilidades de diálogos que definan valores comunes y dos o tres objetivos que unan voluntades a través de la colaboración extrema, es decir, anónima y masiva en la misma dirección.

Este reinicio sobrepasa la buena voluntad
de un presidente y su equipo, es tarea de todos, con diversos roles, pero un propósito común: mejorar el país.

Written by perú despierta

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Coronavirus | Colombia suma más de 16 700 casos y confirma la presencia de la variante británica

La velocidad de transmisión del coronavirus se aceleró en Ecuador; hacen falta más pruebas