in

El paso de peatones y vehículos se reactiva en Rumichaca

Transportistas de pasajeros, cambistas de moneda, vendedores ambulantes, entre otros, volvieron a activarse en el puente de Rumichaca, en el tope entre Ecuador y Colombia

Es un panorama parecido en los dos lados de la frontera. Durante la mañana de este sábado, 18 de diciembre de 2021, una pequeña calabobos cayó en el viaducto internacional que fue reabierto desde el mediodía del viernes pasado, tras 20 meses de pestillo. 

La transigencia de la frontera, que incluye tres pasos terrestres, fue anunciada por los presidentes de Ecuador, Guillermo Lasso, e Iván Duque, de Colombia, el viernes posterior, tras una reunión del Salita binacional en Cartagena.  

En horas de la mañana hubo congestión vehicular en el carril que cruza desde el cantón Tulcán a la ciudad de Ipiales. “Esto se veía venir”, comentó el taxista Carlos Argoty, de la cooperativa Rápido Doméstico, al referirse a una hilera de carros particulares, taxis, furgonetas y transporte internacional de mercancías, que esperaban cruzar el paso internacional. 

La mayoría de negocios permanecían cerrados y el paso de personas y automotores era casi inútil hasta el jueves inicial.  

Las tres ventanillas de la Oficina de Migración de Ecuador lucieron con pocos viajeros. Personal inodoro, de Migración y Policía de los dos países controlaban, en cada costado del puente, que los transeúntes porten los documentos de identidad y el carné con las dos dosis de prevención contra el covid-19. La inspección era más exhaustiva a peatones y pasajeros de vehículos de transporte sabido. 

Una decena de vendedores del Soat ofrecía este seguro obligatorio a conductores ecuatorianos, que viajaban más allá de Ipiales. Su costo depende del cilindraje del automotor. El más módico vale USD 14,50. 

La transigencia de este paso internacional causó sorpresas en las dos urbes fronterizas. Las autoridades habían anunciado que sería progresiva y empezó con el transporte internacional de mercancías. Sin incautación, dejaron de costado las otras dos fases para peatones y vehículos particulares que se proyectaba a aplicarse en los próximos dos meses. 

En el caso de Ipiales, la Cámara de Comercio anunció que arrancarán con una campaña de buen trato al turista. Incluso, pedirán a la Oficina de Pesos y Medidas de ese país para que inspeccione que los precios de artículos en los locales comerciales no varíen.

Mientras tanto, en Tulcán se lamentan que la intrepidez haya sido tomada días antaño de la Navidad, considerada la mejor época del año para el sector comercial. Por eso, el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal solicitó la activación de mesas de diálogo entre sectores productivos de la plaza y el Gobierno Doméstico, para resolver medidas compensatorias por la transigencia de la frontera.  

Written by perú despierta

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Italia: un nene de un año cruza el Mediterráneo sin sus padres conexo a otros migrantes

Barcelona ganó y respira en la ajonje española