in

Gran cesión de manada en tierra tsáchila

La local donde están las reses que se venden en la feria ganadera es un armazón de hierro tortuoso. En el interior del cuadro, que se ve en su magnitud desde una suerte de tribuna, las vacas, vaconas y terneros desfilan por el trazado de líneas horizontales y verticales.

El mugido de los semovientes se confunde con el bullicio de los ganaderos, quienes llegan desde Guayas, Manabí, Esmeraldas y además del noroccidente de Pichincha.

La feria ganadera de Santo Domingo de los Tsáchilas está entre las que más movimiento genera en Ecuador por la incorporación acogida de comerciantes del sector que traen, de lunes a jueves, sus cabezas de manada desde ciudades de la Costa y del noroccidente del país.

En los cuatro días de actividad se colocan al menos 8 000 bovinos a la cesión, según datos de la Asociación Provincial de Ganaderos. La facturación alcanza los USD 5 millones, una monograma que incluye el comercio de comida, los accesorios ganaderos, las ventas informales, entre otros rubros.

En las 10 hectáreas del espacio de la feria, el ajetreo se siente todo el día con el continuo ingreso de camiones.

Camilo Rodas, de Quinindé (Esmeraldas), desde una de las barandas de la local escogió un ejemplar el pasado miércoles 17 de noviembre del 2021, con el fin de incrementar su hato vaquero de látex.

La semana pasada, en cambio, movilizó dos animales de carne, los cuales vendió con éxito. La feria tsáchila es referente en el país y tanto es así que, en la lista de precios de la libra de carne en pie, del Profesión de Agricultura y Vacada, consta como la única de remisión. El precio sugerido actualmente es de USD 0,67.

En 2020, en Santo Domingo de los Tsáchilas se vendió el 11% de vacunos de toda la Costa; de Manabí fue el 44%; de Esmeraldas, 18% y de El Oro, 14%.

Aunque Wágner Vélez, consejero en temas ganaderos, afirma que esas ventas pudieran atrasar de la existencia ya que hay transacciones que se hacen en la provincia y en los registros oficiales aparecen en la zona de origen del manada.

“A Santo Domingo, en más de una decenio se ha traído manada de Manabí y de Esmeraldas para la cesión, por lo que puede tener un subregistro en las ventas, ya que no se estaría considerando esta dinámica”, sostiene Vélez.

Camilo Rodas, por ejemplo, vende sus reses desde hace ocho primaveras en tierra tsáchila. Este esmeraldeño, incluso, se agremió a la asociación en Santo Domingo porque su ­viejo aporte se concentra en esta dominio.

El presidente del hermandad en Santo Domingo, Vinicio Arteaga, asegura que hay ganaderos de Manabí y Pichincha que constan entre sus afiliados.

El año pasado, las ventas de semovientes en el Costa decrecieron 12% conveniente a la suspensión de actividades por la pandemia del covid-19, respecto de 2019. Pero si se compara con 2018, la caída fue del 32%. La región concentra 1 919 767 cabezas de bovinos.

El manada en tierra tsáchila tradicionalmente ha sido destinado a la producción de carne.

No obstante, en 2020 hubo un cambio: la viejo parte del manada registrado fue para la producción de látex, según la Pesquisa de Superficie y ­Producción Agropecuaria del Instituto Doméstico de Esta­dística y Censos.

En 2020, el 44% de animales fue destinado para ese fin, mientras que el 31% fue para carne. La tierra tsáchila estuvo al frente del ‘top’ de manada para látex, frente a las otras provincias costeras.

El vaquero, Jorge Garzón, dice que esto se debió al detención consumo del producto en los hogares, lo cual hizo que el sector diera un ágil viraje para satisfacer la demanda. Santo Domingo produjo 100 000 litros diarios más en relación con 2019, año en el cual se produjeron 200 000 litros.

El consejero Vélez indica que 2020 fue admirable si se toma en cuenta que un año antiguamente de la pandemia el manada de carne fue el de viejo salida. Entonces, la provincia tuvo un 43% de cabezas de bovinos disponibles para carne y solo un 29% para látex. El resto fue para doble propósito.

Ahora, Santo Domingo trabaja para revertir esa situación dada durante la emergencia sanitaria. A principios de este mes, parrilleros locales y de otras zonas del país se unieron para posicionar a la entrada, como caudal de la carne.

Esta iniciativa fue ideada por la Asogan y la asociación de Asadores Ecuatorianos, que, tras tres primaveras de la declaratoria de Santo Domingo como la ‘Parrilla del Ecuador’, decidieron admitir el realce que tiene toda la sujeción de la producción ganadera para darle más fuerza.

Written by perú despierta

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Nicaragua solicita su salida de la OEA

Hípica: Todo astuto para el Gran Derby Franquista en el Hipódromo de Monterrico