in

Guayaquil y Quito apuntalan planes para vivienda popular

Hay dos objetivos: combatir el déficit habitacional en las dos ciudades más pobladas del Ecuador y apoyar la reactivación del sector de la construcción.

Los Municipios de Guayaquil y Quito diversifican sus proyectos, de iniciativa propia o mixta, para la vivienda popular. La primera ciudad impulsa cinco planes habitacionales para ofertar hasta finales del 2023 unas 10 000 soluciones; la Capital, en cambio, promueve cuatro para entregar 2 215 nuevas soluciones.

En la urbe porteña las propuestas se concentran en el norte de la ciudad y en la zona de Chongón, en la vía a la Costa, considerado el nuevo polo de desarrollo de la capital guayasense.

Al llegar a Chongón, antes del peaje de la vía a la Costa, hay grandes pancartas que informan que en ese sitio se construye el plan Mi Casa, Mi Futuro, que aglutinará a 6 000 casas que se irán integrando en 12 etapas. Las primeras 1 000 ya están construidas y empiezan a ser entregadas.

La localidad, otrora rural, dejó de ser un punto lejano del casco urbano y está ahora absorbida por las lotizaciones que cuentan con garita cerrada. Es paso obligado para decenas de potenciales compradores que buscan viviendas de entre USD 39 000 y 72 000 con una entrada del 10% y plazo de 25 meses para pagarla.

La presidenta de la Empresa Pública Municipal de Vivienda, Patricia Rivera, informó que en Guayaquil, con una población de 2 696 657 ciudadanos, el déficit habitacional estimado de vivienda es de 421 345 en la zona urbana y rural.

Explicó que el Cabildo invertirá USD 79,2 millones por el período que dure la ejecución de los programas. También dijo que, como parte de la diversificación, el mes pasado se lanzó la construcción de condominios dentro de sus programas habitacionales. Con ello se ejecutará, por primera vez, el crecimiento vertical.

En Chongón, en Guayaquil, se construye el proyecto habitacional Mi Casa Mi Futuro. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

La alcaldesa Cynthia Viteri explicó que ese programa se llamará Bosques del Norte, estará ubicado en el km 16,5 de la vía a Daule y comercializará 1 400 predios. “Son 25 edificios aquí, 150 departamentos que darán soluciones de manera vertical para ahorrar recursos”, dijo Viteri.

Los otros tres proyectos son Jardines del Sinahí 1 y 2, Mi Lote y Valle Esperanza.

Para la urbanista Rosa Rada es positivo que el Cabildo impulse ese tipo de crecimiento para optimizar recursos y la movilidad humana. Sin embargo, pide que, a través de ordenanzas, se masifique la inclusión de espacios verdes y zonas de recreación.

Con Rada coincide Alejando García. El joven de 27 años contrajo matrimonio hace dos años y junto a su esposa esperan adquirir un departamento. “Me parece positivo que el Municipio se arriesgue en construir condominios, hay una tendencia en los jóvenes por ese tipo de vivienda, pero realmente espero que existan diseños buenos para el área verde en los alrededores”.

En Quito, en cambio, el déficit de vivienda es menor: 143 000, de los cuales el 4% requiere una vivienda nueva, según el Municipio local. Ciudadanos como Anderson Rodríguez esperan proyectos que se ajusten a su economía, pues podría hacer un préstamo para pagar por una vivienda de hasta USD 65 000 a 25 años plazo.

El joven, que actualmente reside con su esposa en casa de sus padres, en el sector del Comité del Pueblo, prevé postular por alguna solución impulsada por el Municipio.

Esos proyectos son Ciudad Bicentenario, ubicado en la parroquia de Calderón; Victoria del Sur, en la Ecuatoriana; Bellavista de Carretas, en Carcelén; y, Girón del Chillogallo, en el sur de la urbe.

Vladimir Tapia, secretario de Territorio, Hábitat y Vivienda del Distrito Metropolitano, explicó que en estas iniciativas hay un vínculo con la empresa privada, en la que se ha desarrollado la dinámica de alianzas públicas y privadas.

Las casas y departamentos en la capital de Pichincha varían entre USD 30 000 y 60 000 dependiendo de su tamaño y ubicación. En sí el metro cuadrado está desde los USD 400 hasta los USD 600, como un promedio general.

La idea, según Tapia, es reducir la brecha del déficit y también el hacinamiento que, en la actualidad, abarca a 36 000 hogares quiteños.

Explicó que están a la espera de la ejecución de una nueva ordenanza de vivienda de interés social que permitirá desarrollar proyectos desde USD 13 000 hasta USD 70 000.

“Por lo tanto, existirá una mayor dinámica del valor de la vivienda y por ende del metro cuadrado, e incluso se podrán diseñar y programar proyectos según las dinámicas socio-económicas de la población”.

Written by perú despierta

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Nicolás García se proclama campeón mundial de patinaje en Colombia

Pedro, el abuelo que batalló cuatro meses por recuperar a su nieto