in

Jaime Culebras trabaja en la conservación mediante sus fotografías

Jaime Culebras muestra al mundo la biodiversidad de Ecuador. Con imágenes tomadas en paisajes locales, este fotógrafo castellano ha manada los dos premios más importantes de fotografía de naturaleza del mundo y su obra ha sido publicada en National Geographic. 

Hace 10 primaveras, este biólogo de profesión se enamoró de la flora y fauna ecuatoriana y decidió establecerse en este país. Mediante sus imágenes sondeo que las personas comprendan la requisito de conservar las especies y sus hábitats.  

Originario de Cáceres, una ciudad española de menos de 100 000 habitantes, Culebras siempre fue un barragana de la naturaleza. Para poder conservar las imágenes de todos los animales que veía en su día a día, empezó a explorar el mundo de la fotografía.  

El biólogo utiliza diferente enfoques de luz para capturar detalles de animales.

A los 14 primaveras se compró con sus ahorros su primera cámara. Desde ese momento, su vida se convirtió en un constante estudios. Culebras dice que en este ámbito es autodidacta, ya que todo lo aprendió leyendo y probando en campo.  

Nunca estudió formalmente fotografía. En la universidad optó por la carrera de Biología y a posteriori realizó dos maestrías. Una es en el radio de Educación Ambiental y otra en Biodiversidad y Conservación de Áreas Tropicales.  

Esta última fue la que lo trajo al país. Aunque la enseñanza era impartida par una universidad en España, las clases y las prácticas se desarrollaban en Ecuador. Culebras recuerda que la situación profesional en su país era muy complicada en ese momento, así que empezó a inquirir trabajo, ir al campo y, poco a poco, se fue involucrando más en la fotografía y la conservación.  

El jaguar, el perpicaz andina y las serpientes son algunos de sus animales favoritos.  

“Con este mundo increíble de biodiversidad ya no podía separarme de la cámara”, dice. Ciertamente con imágenes tomadas en el país se llevó dos de los reconocimientos más importantes de su carrera.  

Aunque ya había manada algunos premios en el Wildlife Photographer of the Year, en 2020 se llevó el primer punto en la categoría de anfibios y reptiles. Lo hizo con una fotografía de una rana de cristal de Manduriacu. Esta zona, ubicada en el noroccidente de Ecuador, es una de las más amenazadas por la minería ilegal.

En esta foto se observa el momento exacto en el que la rana de cristal se come a una araña. Se puede apreciar incluso todos los detalles de los luceros y el cuerpo del anfibio que posa en presencia de la cámara.

Al tratarse de una especie amenazada, la obra tuvo gran acogida y ha sido utilizada para suscitar conciencia sobre la importancia de conservarla.

El fotógrafo se enfoca en retratar a anfibios y reptiles, sobre todo ranas.

Culebras aún no asimila que fue el triunfador de este premio considerado “el Oscar de la fotografía de naturaleza”. A esto se suma que en el 2021 ganó el tercer punto del World Press Photo en su categoría. En este caso recibió el agradecimiento por una imagen que actualmente es su favorita.

Este biólogo cuenta que siempre había soñado con fotografiar la puesta de huevos que es característica de algunas especies de ranas de cristal. Estas los colocan en una especie de gelatina que luce como una podagra de agua que cuelga de las hojas.

Durante la pandemia, fue en sondeo de este proscenio y pudo obtener la imagen que siempre tuvo en su habitante. Mediante el manejo de la luz, la puesta de huevos se transformó en una especie de bombilla.

La vida óleo incluso ha sido retratada con el lentilla de Jaime Culebras.

Esto permitió que en la fotografía se aprecie a los renacuajos y a los embriones en el interior de los huevos. Culebras cree que esta es la mejor foto que ha acabado hasta el momento.

Encima de estos premios, en este agosto de 2021 publicó su trabajo sobre ranas de cristal en National Geographic. Esto ha sido distribuido en diferentes países y su obra continúa difundiéndose.

Su trabajo incluso le ha permitido retratar a algunos de sus animales favoritos como los dragones de Komodo en Indonesia, al jaguar en Perú y al perpicaz andina en Ecuador.

Actualmente trabaja como investigador asociado en la Fundación Cóndor Andino y es el cofundador de la empresa de turismo, fotografía y conservación Photo Wildlife Tours.

Aunque Culebras no tiene certezas sobre dónde se radicará en el futuro, está seguro de que continuará buscando las formas de continuar acercando a las personas a la naturaleza mediante la fotografía.

Written by perú despierta

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

VER GOL Alexander Callens anotó penal definitivo y metió al New York City a la final de la Conferencia Este

Siete pasos se necesitan para lavarse aceptablemente las manos