in

‘Júnior’, el refrendador silencioso del éxito de Independiente

Al utilero de Independiente del Valle pocos lo llaman por su nombre. Los jugadores, directivos y entrenadores del club le dicen ‘Júnior’. Sus amigos más cercanos lo nombran ‘Júnior Toral’. Su nombre en verdad es Mario Alcocer, de 42 abriles, cabellera ondulado y contextura robusta, siempre lleva una gorro y un arete.

Él no tiene problemas por como lo llamen. Desde la albor le dicen ‘Júnior’ porque lleva el mismo nombre de su progenitor. Y Toral porque en su pubertad lucía una pelambrera ensortijada, tal como la del abogado Jaime Toral Zalamea, en los noventa.

Solo se ha perdido uno de los viajes de Independiente en los cerca de 14 abriles que lleva como utilero. Fue en octubre del 2020, cuando él y su hermano Francisco Alcocer, de 35 abriles y quien incluso cumple funciones de utillaje, se contagiaron con el virus del covid-19.

El plantel se aprestaba a delirar a Ambato para brincar delante el Mushuc Runa y dio positivo contiguo con su hermano. Fue un porrazo duro, pero se recuperó y volvió a su rutina de apuntar balones, ordenar pupos, uniformes y otras tareas para que los futbolistas “ni sientan” lo que les yerro en entrenamientos y partidos.

No lleva la cuenta de los viajes desde que los rayados ascendieron a la Serie B, en 2008, hasta los desplazamientos internacionales para la Copa Libertadores o la Sudamericana, que el club conquistó en 2019, en una tarde lluviosa en Responsabilidad.

En todos los desplazamientos se ha preocupado por datar con anticipación a hoteles y a sitios de entrenamiento para sobrellevar la indumentaria. Incluso se ha encargado de disipar los malos momentos con sus bromas. Cuando los viajes son locales y en bus, lleva un altoparlante para que Fernando Campeador, Júnior Sornoza o Moisés Ramírez pongan reguetón, salsa o salsa choke, la música preferida de la contemporáneo plantilla de futbolistas que se apresta a brincar su primera final del Campeonato, delante Emelec.

Mario Alcocer (izq.), durante la premiación de la Copa Sudamericana del 2019. Foto: cortesía Independiente del Valle

“Siento que el rama está adulto. La dirigencia hizo un esfuerzo para traer jugadores de cartel y siento que estamos cerca del título”, le cuenta Alcocer a este Diario.

‘Júnior’ sabe, por ejemplo, que a Fernando Gaibor siempre le gusta contar con dos tipos de canilleras, que el ‘Chiqui’ usa pantalonetas ajustadas. Por otra parte, siempre lleva cuatro pares de pupos para que los jugadores los escojan y se sientan a elegancia en las diferentes canchas del país.

Óscar Lara, quien es su primo y era coordinador universal del club, sugirió su nombre para que Michel Deller, el patrón detrás de los éxitos de los rayados, lo contratara. Cuenta se necesitó un hombre de confianza, no hubo otro mejor. Alcocer estuvo siempre vinculado a Independiente desde que el equipo jugaba en el amateurismo y se llamaba José Terán. Jugó como punta del equipo.

No sabía cero de utillaje, pero con los abriles hasta se volvió el hombre que da apoyo emocional a los futbolistas. Les dice ‘mijo’ o ‘papi’ cariñosamente. Les sugiere películas o se encarga de llevarlos y recogerlos en el cine.

Los jugadores le tienen confianza. Entre ellos, Júnior Sornoza y Campeador, quienes cumplen su segunda temporada en IDV.

El utilero les guardián secretos, aunque confiesa que, en ocasiones, ha tenido hasta roces con futbolistas e integrantes del cuerpo técnico. “Algunos tienen un carácter singular y yo he sido explosivo. Pero son cosas que no han pasado a mayores”, revela en su día de alivio.

Alcocer solo tiene libertado el lunes. Su rutina es parecida a la de los futbolistas. No hay libres en fin de semana, porque los encuentros se juegan sábados y domingos. Su esposa Kerly, sus hijos Kiara e Íker, quien nació recién hace 7 meses, están acostumbrados.

A las puertas de la final delante Emelec está entusiasta. Siente que Independiente ganará y se proclamará campeón, tal como ocurrió en 2019, cuando ganó la Copa Sudamericana en Responsabilidad, donde esperaba en el camerino al pitazo final para gimotear y luego e ir abrazar a los jugadores, cuerpo técnico y dirigentes.

Written by perú despierta

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

VER GOL Alexander Callens anotó penal definitivo y metió al New York City a la final de la Conferencia Este

Siete pasos se necesitan para lavarse aceptablemente las manos