in

Los pasajeros deben lidiar con el exceso de velocidad, el irrespeto a las paradas y las aglomeraciones en buses de Quito

Los problemas en el sistema de transporte público de Quito son pan de cada día. Los pasajeros viajan apretados en los buses sin respetar el distanciamiento y el aforo que establecen las normas de bioseguridad para evitar la propagación del covid-19.

Muchos choferes también manejan a exceso de velocidad y se detienen para subir o dejar pasajeros en sitios no autorizados.

La mañana y mediodía de este miércoles, 24 de febrero del 2021, este Diario recorrió diferentes puntos de la ciudad para observar si las unidades cumplen las reglas de tránsito y recoger testimonios de los usuarios. La mayoría de personas coincide en que los transportistas deben mejorar la calidad del servicio si es que su objetivo es incrementar el costo del pasaje de 25 a 35 centavos a partir del lunes 1 de marzo de este año.

“A las 06:00, los vehículos van llenos. Cuando alguien les reclama a los choferes, ellos contestan que si no les gusta el servicio pueden utilizar carro particular“, se queja Mónica Abril, quien sale todos los días desde su casa ubicada en el sector de La Planada, en el noroccidente de la capital.

Al pasajero Alejandro Moposita le intimida viajar en las unidades repletas porque teme contagiarse del coronavirus, “pero no tengo otra opción”.

Ricardo Dávila viaja en bus desde su oficina en la Mariana de Jesús y Amazonas hasta su casa en La Vicentina, en el centro. Señala que a las 18:00 los buses se llenan y nadie respeta los distanciamientos. “Me asusta por el incremento de casos de coronavirus, por eso trato de cuidarme al máximo”.

En Carapungo, en el extremo norte de Quito, las unidades se trasladan sin respetar los límites de velocidad en la avenida Luis Vaccari y la Panamericana Norte. Así lo cuenta Geovanny Cevallos, presidente del Comité Promejoras. Otra dificultad es que los buses paran en cualquier sitio. “En las horas pico hay aglomeraciones”.

En el sur de Quito habita Juan Carlos Vivanco, presidente del barrio San Bartolo Alto. Dice que los choferes abusan de la velocidad en la calle Vilcabamba. “Vuelan, se corretean, no respetan que en nuestro vecindario hay una parte alta. Corren en las bajadas y eso provoca accidentes”.

El vecino reclama porque los buses recogen pasajeros en zonas no autorizadas. Cree que es necesario que suba el costo de los pasajes pero con la condición de que mejore el servicio.

Betty Tumaille es moradora en Nueva Aurora, en el sur. Cuenta que los buses abusan de la velocidad en la avenida Maldonado. Otro problema es que a los usuarios les toca esperar más de 15 minutos hasta que lleguen los carros. “Por la situación económica es justificable el alza de la tarifa del transporte, pero no por la calidad del servicio”.

Para evitar esos inconvenientes y mejorar la atención al público, desde este miércoles 24 de febrero del 2021 comenzó formalmente el período de prueba que establece la Ordenanza del Sistema Integrado de Transporte aprobada el 3 de diciembre del año pasado.

Esa normativa plantea un plazo de 30 días para la evaluación de 28 indicadores de calidad del servicio. En Quito hay 65 operadoras que representan a 3 082 buses. Desde el próximo 1 de marzo, las que cumplan con las mejoras podrán incrementar el pasaje a 35 centavos.

Guillermo Abad, secretario de Movilidad del Distrito Metropolitano, indica que la autorización del alza requiere de dos pasos previos. El primero es la instalación de los dispositivos GPS, que permiten no solo la georreferenciación sino también el conteo de pasajeros, uso de paradas, movimientos bruscos, colisiones y velocidad.

El funcionario explica que hasta hoy, las operadoras tienen plazo para contar con esos dispositivos y enlazarlos con la plataforma de la Secretaría. Así, esa entidad obtendrá los datos que les permitirán evaluar las mejoras.

“Hasta el momento, tenemos registrado en nuestra plataforma alrededor de 400 buses que ya están subiendo la información. Entendemos que cerca de 1 200 ya tienen los dispositivos, pero no es suficiente que los tengan sino que transmitan la información”, señala Abad.

El segundo paso es la evaluación. El sistema almacena los datos y presenta informes de cumplimiento. Cada indicador tiene un porcentaje mínimo y, según Abad, el tiempo que resta hasta el 1 de marzo es suficiente para la calificación.

Abad aclara que quienes no cuentan con los GPS no pueden ser vigilados y, por ende, tampoco están autorizados a subir la tarifa.

Written by perú despierta

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Ver César Vallejo vs. Caracas FC EN VIVO: Yorley Mena falló penal a poco del final en el Monumental por ida fase 1 de Copa Libertadores | VIDEO

VER VIDEO | Universidad César Vallejo vs. Caracas FC: Osio quedó tendido en el campo de juego tras choque con Frank Ysique