in

Ocloracia criolla

Cuando el año pasado el presidente Trump terció en las elecciones de los Estados Unidos, desde el primer debate advertía que grupos supremacistas blancos lo respaldaban. Apenas las perdió, inició una campaña de desprestigio del sistema electoral, de la empresa estatal de correos que transportaba los votos de los ciudadanos que por la pandemia no votarían presencialmente, y cuestionó la “imparcialidad” de las máquinas que realizaban el contaje de los votos. No contento con aquello, presionó a gobernadores para que tuerzan los resultados y ante la falta total de pruebas, más allá de unas pocas inconsistencias, aupó a grupos radicales para que marchen hacia el capitolio y realicen actos nunca antes vistos en la historia de ese país. Resultado: cinco muertos, el Capitolio severamente afectado y un país profundamente dividido. Como en todas partes se cuecen habas, el senado lo absolvió en un amague de juicio político.

Written by perú despierta

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Boca Juniors 1-0 Newell’s: Carlos Izquierdoz marcó un gol y le dedicó a Carlos Tevez

Alberto Fernández lamenta el ‘escarnio público’ montado por la vacunación VIP