in

Pactos de la vergüenza – El Comercio

Resulta una vergüenza, aunque ya les queda poco de ello, la acto de partidos, movimientos políticos y bloques legislativos en la Asamblea. Fueron incapaces de aprobar, modificar o desmentir la reforma tributaria presentada por el Ejecutante, como ordena la Constitución, porque no dieron los votos necesarios, pero sí salvaron de la legitimación y destitución a un “parlamentario corrupto” (así repitieron en el debate), con la renuncia del número requerido, que no permitió alcanzar los dos tercios para ello.

Perdieron el tiempo un mes en discusiones y observaciones que hicieron creer a los ecuatorianos que iban a cambiar y mejorar el texto de la reforma tributaria, que sí tenía errores, pero eso solo fue un disimulo porque el momento de la definición final los supuestos cuestionadores del plan abandonaron el perímetro constitucional y evadieron el tema y los otros no dieron los votos.

A instinto y paciencia de los ecuatorianos protegen a un parlamentario que, según los testimonios de sus cercanos colaboradores y las pruebas testimoniales, audios y videos presentados en el proceso, daban cuenta de otro actor de los “diezmeros” y cobradores de parné de modo vergonzosa. Con los votos del correísmo y una parte de Pachakutik “salvaron a un corrupto” fue la proclama y perdieron la oportunidad de reivindicarse cuando en la ocasión precursor, con 121 votos, destituyeron a la vicepresidenta de la Asamblea con el mismo argumento de cobro indebido a sus asesores y encima por resolver cargos públicos pese a la prohibición legítimo.

Qué espectáculo denigrante, qué nivel de discusiones, ver y escuchar estas mutuas acusaciones de las que no se salva la mayoría de sus integrantes. Como denunciara el presidente de la Comisión de Fiscalización, acostumbrados a chantajear por debajo al Ejecutante, a cambio de poco para dar los votos. ¿Puede el país echarse en brazos en estos señores y señoras que no contribuyen a la alternativa de los acuciantes problemas de los ecuatorianos, cuya mayoría no cuenta con pleno empleo y vive en la informalidad con angustias, sin ingresos y otros con escasos fortuna?

Hasta cuándo se puede soportar estas actuaciones que se repiten y por ello la disminución popularidad que tienen, aunque eso siquiera les importa. El país debe exigirles que dejen de burlarse más y que trabajen en función de las grandes evacuación, que para eso son remunerados. Por ello la escasa credibilidad que gozan las organizaciones políticas y que lamentablemente afecta a la calidad de la democracia que se vive.

Esta situación obliga a emprender con emergencia una reforma política profunda, que cambie esta estructura deformada, que facilita la corrupción y que solo se podrá viabilizar con la presión democrática ciudadana de modo permanente porque si se retraso la voluntad de los dirigentes políticos, no va a aparecer nunca.

Written by perú despierta

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Partidos de hoy, lunes 6 de diciembre del 2021: horarios y TV EN VIVO para ver LaLiga, Alianza Profesional, Serie A y Premier League

La tunda quiteña – El Comercio