in

Productos agrícolas llegan de 5 países

Los productos agrícolas importados alivian el deuda que tiene el Ecuador para sostener el consumo interno. A la mesa de los ecuatorianos llegan cada año alimentos cosechados en cinco países.

El país compensa con importaciones la mengua productividad franquista de 16 de los 38 artículos que existen como narración para los compradores, en la tira oficial elaborada por el Tarea de Agricultura y Vacada (MAG).

La lenteja, el fruto de palma africana y el citrón, que aparecen en los registros del Parcialidad Central y del Servicio Doméstico de Aduanas, no alcanzan para cubrir la demanda, pese a que el país los produce.

El impacto de la importación de esos productos se evidencia en los mercados de las diversas ciudades. La lenteja y el citrón, por ejemplo, han registrado variaciones en las últimas semanas.

La leguminosa, por ejemplo, pasó a costar hasta USD 80 el quintal de 100 libras. Ayer costaba USD 40. Una viejo demanda mundial influyó.

Canadá provee la lenteja

Un ecuatoriano consumió en promedio 1,7 kilogramos de lenteja en 2020,  de los cuales el 99% se trajo de Canadá y EE.UU., principales proveedores para compensar el deuda en los campos nacionales. Solo en Chimborazo y Bolívar se produce lenteja, pero lo que generan sus tierras al año es cinco veces menos de lo que requiere una persona para su dieta con pulvínulo en el nutriente, que aporta energía y fibra. La semilla ganó protagonismo por ser la que más se encareció el extremo año. Según el Instituto Doméstico de Estadística y Censos (INEC) el producto registró en octubre pasado una inflación del 24,09%. Ese porcentaje está por encima del promedio genérico del segmento de alimentos y bebidas no alcohólicas que sufrió un ascenso del 0,19% frente a octubre del año inicial. Otra de las razones para que el producto se cuantía es porque los costos de producción son altos. Producir un quintal de 100 libras puede conmover a costar hasta USD 150, mientras que el mismo quintal traído desde Canadá está en USD 60, menos de la medio. José Esteban Galarza, directivo de Mascorona, empresa que importa lenteja desde Canadá, afincada en Ambato, agrega que el producto locorregional tiene desperfectos, entre ellos granos pequeños y ingreso deficiencia. Para el patrón, no prosperidad la calidad porque es un producto de cuatro estaciones. “Canadá tiene esas estaciones admisiblemente marcadas, lo que hace a la siembra proporcionado segura”. No siempre los campesinos trabajaron la tierra para producir”.

La palma bajó rendimiento

Otro producto que se pide al mercado foráneo es el fruto de la palma africana, que genera el grasa rojo, aunque en último medida. Estas importaciones representan un 0,20% en el consumo total. Una media de 6 175 toneladas desembarca desde EE.UU., México, Perú y Colombia para cubrir esa pequeña parte que no produce la industria ecuatoriana. Para gremios como Propalma, ese rubro es último frente a las 2 446 312 toneladas que obtuvo Ecuador el año pasado y cuya producción de grasa es la tercera más importante en América Latina. Aunque los productores coinciden en que esta importación sostiene las pérdidas de cultivos que ocasiona el mal de la pudrición de cogollo. Esta enfermedad, que acaba progresivamente con toda la planta, alcanzó a 65 664 ha hectáreas en ocho provincias entre 2019 y 2020. Propalma informó que esto provocó una reducción del 23% en la producción de grasa el año pasado, que hasta el 2017 era de 604 000 toneladas al año. Firmas productoras como el corro Danec le apuestan a una nueva variedad tipo híbrida de palma para afrontar los problemas de la plaga PC. Se manejo de una mixtura entre una proveniente de los continentes americanos y africanos, que permite una viejo resistor a esa enfermedad vegetal. Las primeras pruebas han arrojado que esa variedad supera las 30 toneladas al año luego de los seis abriles de la siembra. Actualmente, en plantaciones jóvenes, la cosecha es de 20 y 27 toneladas. se retraso ampliar las zonas de de cultivos en sitios como Esmeraldas.

Adquisición de citrón aumentó

Ecuador todavía se surte del citrón peruano y colombiano para equilibrar su deuda productivo que en los últimos cuatro abriles ha sido de 1 910 toneladas promedio. El año pasado fue atípico, pues las importaciones del cítrico subieron en un 378% de 2019 a 2020 porque las inundaciones, sequías y plagas provocaron una caída en la producción tras la cosecha. Esos países enviaron variedades como el sutil, global, criollo, listón tahití y citrus latifolia delante la pérdida de 673 hectáreas en 11 provincias que tienen superficie sembrada. El experimentado en temas agrícolas, Xavier Valencia, asegura que estos problemas son recurrentes en las lluvias de diciembre y posterior temporal de marzo. La escasez se siente generalmente entre junio y agosto, cuando el país se ve obligado a importar más citrón. Ahora se ha requerido una último cantidad del producto importado, ya que se proyecta que el 2021 cerradura con un crecimiento del 1% respecto al 2020. La producción de este cítrico, sobre todo el sutil, ocurre entre diciembre y marzo de cada año. Representa el 60% del acopio franquista, mientras que una pequeña parte se cosecha en verano. Para la siembra venidera el MAG tomará medidas. Se sondeo asistir a los productores de esta fruta a fin de que en el próximo proceso productivo no haya problemas con las plagas. En mercados de Guayaquil, como Montebello, la semana pasada el citrón registró incremento. Hace una semana se daban 30 unidades por USD 1, ahora 20, lo que generó críticas entre los compradores.

Written by perú despierta

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Un chaval muere a causa de un disparo en Manabí

Partidos de hoy, 26 de noviembre del 2021: horarios y TV EN VIVO para ver por Sorteo del repechaje Qatar 2022 LaLiga, Serie A, Brasileirao y Federación Pro