in

Una Asamblea impresentable – El Comercio

La contemporáneo Asamblea Franquista está en camino de convertirse en una de las peores que hemos tenido en los últimos primaveras. La descuido de preparación, el sesgo ideológico, la carencia de principios y el desinterés por los grandes problemas que tiene el Ecuador, los cuales son una característica en la mayoría de sus miembros, comienza a acentuarse a medida que pasan los meses. Eso se ha podido apreciar en el tratamiento de la reforma tributaria, la cual no fue ni aprobada ni archivada. Pasó intacta, con todos sus errores, por el profesión de la Ley.

Y es que este plan de ley, aunque es esencia para mejorar los ingresos fiscales y perseverar el acuerdo con el FMI, no necesariamente va a contribuir a la reactivación económica del país. De ahí que se incorporaron 18 cambios en la Comisión de Crecimiento Crematístico. Los más polémicos tienen que ver con el incremento del impuesto a la renta y la reducción de la deducción de gastos de las personas naturales, la contribución temporal al patrimonio tanto de personas como de empresas, así cambios sustanciales en el ámbito petrolera como es la delegación de campos petroleros operados por el Estado a empresas privadas, entre otros.

No obstante, en espacio de primar el interés del país y de sus ciudadanos, los legisladores priorizaron sus aspiraciones e intereses estrictamente personales. Puntos claves y neurálgicos del plan de ley fueron tomados por ciertas bancadas para negociar.

Es cierto que este plan de ley podría activo sido archivado si no se hubiese abstenido el piedra del correísmo. Pero igualmente es cierto que hubo la posibilidad de evitar que pase por el profesión de la Ley, aprobando el Noticia de Mayoría, presentado por el asambleísta Francisco Jiménez. Ahí se abstuvo la Izquierda Democrática y una parte de Pachakutik. Así que no se puede despachar toda la infracción a UNES por un supuesto acuerdo tras bastidores con el gobierno. Todos han sido igualmente responsables de no activo tratado un plan de ley tan delicado con suficiente cima, solvencia y seriedad.

Lo que sí preocupa de la contemporáneo Asamblea Franquista es lo que acaba de mencionar el asambleísta Fernando Villavicencio: “el gobierno fue sometido a chantajes por parte de varios legisladores y bloques para comprometer su voto. Desde el correísmo se pidió desde el cambio de calabozo para Jorge Glas, Alexis Mera… y de otros sectores hicieron pedidos de pedazos del pastel del sector eléctrico, petrolero, minería, instituciones en provincias, etc.”.

En consecuencia, la reforma tributaria no recibió el tratamiento adecuado en la Asamblea Franquista y pasó por el profesión de la ley porque primaron los intereses personales de ciertos legisladores y igualmente porque el Gobierno no cedió a los chantajes.

La Asamblea sigue enredada en casos de corrupción y no es capaz de autodepurarse. El Comité de Ética no sirve para nulo. Si actuara en ingenuidad, nos quedaríamos sin representantes. Eso es lo que tenemos. Una Asamblea de vergüenza, impresentable.

Written by perú despierta

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

VER GOL Alexander Callens anotó penal definitivo y metió al New York City a la final de la Conferencia Este

Siete pasos se necesitan para lavarse aceptablemente las manos