in

Vitalidad afina protocolo para evitar corrupción

Las ofertas ilegales llegaron a la Penitenciaría de Guayaquil hace una semana. En los corredores y en las celdas de este centro carcelario, los miembros de bandas delictivas ya hablaban de una posible manumisión de presos.   

Por eso, empezaron a ofrecer certificados médicos que avalan el padecimiento de enfermedades catastróficas. USD
2 000 sería el valencia que tendrían que satisfacer los reos para conseguir a este documento.   

Lorena (nombre protegido) es esposa de un detenido que está en esa prisión. Ella conversó con este Diario y contó que su pareja le pidió que reúna ese monises para tramitar su manumisión. “Me dijo que ellos ya sabían que vienen indultos para las personas enfermas y que el trámite es seguro”, relató. 
  
La muchacho dice que al principio no lo pensó dos veces. Comenzó a despabilarse esa suma con familiares y amigos, pues están desesperados por liberarlo. “En esa prisión solo los presos mandan. Nosotros queremos sacarlo porque nos da miedo que lo asesinen en otra matanza”, dice con la voz nerviosa.   

Precisamente, la homicidio de 315 presos durante este año en las cárceles del país ha generado que el Gobierno tome decisiones para evitar más actos violentos. Las últimas medidas anunciadas por el presidente Guillermo Lasso se conocieron la oscuridad del pasado lunes. El Superior de Estado firmó dos decretos para indultar a las personas privadas de sencillez. Uno de estos documentos señala que el Primer Mandatario perdonará las penas a las personas con enfermedades catastróficas, terminales o que padezcan tuberculosis multidrogorresistentes y coinfección TB-VIH.  

El anuncio presidencial generó reacciones en las autoridades del Empleo de Vitalidad. Este monstruo convocó a una mesa técnica con el Sistema de Rehabilitación (SNAI), Fiscalía y otras entidades para que ningún preso salga sin el certificado y evaluación de Vitalidad.  

Esto ocurrió porque el Empleo ya fue alertado de las ofertas ilegales que recorren las cárceles del país. 
  
De allí que desde ayer se montó un plan de ruta para fijar un protocolo que se aplicará para identificar a las personas que se beneficien del indulto presidencial.   

Una de las primeras acciones es tener una comunicación directa con el SNAI para establecer cuántas personas padecen dichas enfermedades. La idea es evitar que existan actos de corrupción en la puesta en circulación de certificados médicos.   

Pero, ¿cuántas personas podrían conseguir actualmente al indulto?  

El SNAI no ha publicado la cinta de los detenidos con este tipo de enfermedades, pero el fresco referencia, de la Comisión de Soberanía de la Asamblea Franquista, sobre la crisis carcelaria del país recoge parte de estos datos.  

Según la investigación legislativa, en la prisión de Cotopaxi existen 40 personas con dolencias catastróficas, mientras que en Chimborazo hay un registro de 60 presos más. 

En el enrevesado carcelario de El Turi, en Azuay, el referencia señala que “no fue posible determinar la situación de estos grupos (de detenidos) entregado que el control de los centros a lo interno lo ejercen las personas privadas de sencillez”. 

Una similar descripción recogieron los legisladores con respecto a las cárceles que están en Guayas. Allí actualmente el control de los pabellones lo tienen las diferentes bandas delictivas.  

De hecho, la sanidad es una de las áreas que las redes criminales aprovechan para perjudicar a los presos. “Una pastilla adentro puede costar hasta USD 5”, dice la mamá de un detenido que padece asma. “Adentro todo cuesta el triple. Yo he pagado hasta USD 30 por una caja de analgésicos”, relata otra mujer que tiene a su cónyuge en la Penitenciaría de Guayaquil.
   
A ellas igualmente sus familiares les dijeron que están vendiendo los certificados médicos. A través de mensajes de voz, sus parientes les explicaron que USD 1 000 son para emitir el certificado con un “médico real”. “Los otros USD 1 000 dicen que son para la concurrencia que realiza los trámites con los jueces”.  

Por esto, las autoridades estatales analizan la posibilidad que las evaluaciones las lleven médicos de provincias diferentes a las que están las cárceles.  

Para organismos de Derechos Humanos como el colectivo Alianza Radar Social, la valor presidencial de indultar a este rama frágil es acertada. Zaida Rovira, representante de este monstruo, señala que se debe beneficiar del indulto a personas que tengan una historia clínica y una evaluación técnica. “De otra forma, se podría fomentar actos de corrupción”.   

Written by perú despierta

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Inglaterra: John Fleck del Sheffield United se desmaya en pleno partido de Championship

Samsung invertirá US$ 17 000 millones para construir una industria de microchips en Estados Unidos