in

Vuelta a clases con vacunas y bioseguridad

La próxima semana (22 de noviembre del 2021) arrancará el plan de regreso progresivo a clases presenciales en el país y uno de los indicadores clave es el porcentaje de vacunación de los escolares.

Los ministerios de Educación y Salud han fijado la meta del 85% de cobertura para que el regreso sea seguro o, al menos, para reducir el riesgo de contagios. Por ahora, solo Galápagos (79,34%) y Pichincha (71,42%) están más cerca de alcanzar ese porcentaje en el grupo de adolescentes con esquema completo.

Los chicos de 12 a 17 años tienen una mayor cobertura, con el 75,93% de primeras dosis y un 41,03% de segundas dosis aplicadas hasta el martes 16 de noviembre. Esta fase comenzó en septiembre y ellos serán los primeros en retornar a las aulas.

Las cifras son menores entre los estudiantes de 5 a 11 años, que han sido convocados desde mediados de octubre. Alcanzan un 44,81% en primeras dosis y apenas el 0,78% en segundas dosis.

Poner el brazo para inmunizarse es solo un paso para ir al 100% de aforo en las instituciones educativas, donde el plan se complementará con los protocolos de bioseguridad.

El uso de mascarillas será obligatorio en las aulas, al igual que la higiene de manos.

Habrá horarios escalonados para recesos, ingresos y salidas; y se mantendrá el distanciamiento social “en la medida de lo posible”, como dijo la ministra María Brown. También se hará un monitoreo cada 15 días para identificar casos sospechosos e intervenir con pruebas PCR.

Esas medidas son básicas para el epidemiólogo Daniel Simancas, quien sugiere que la educación debe empezar en casa, junto con el esquema de vacunación de los niños y de las personas vulnerables de su entorno.

“El comportamiento epidemiológico es estable, no hay un repunte significativo y la transmisión es lenta -asegura-. Estamos en condiciones para el retorno progresivo”.

El subsecretario de Vigilancia de la Salud Pública, Francisco Pérez, pone en el escenario los elementos favorables para el regreso a clases presenciales. Si bien en la última semana hubo un repunte tras el feriado -1 600 nuevos casos en el país-, no es significativo. El impacto es mayor en provincias como Pastaza, Napo y Sucumbíos, donde la inmunización aún es baja.  

Los hospitales tienen disponibilidad para atender pacientes covid, con un 50% de ocupación en salas UCI que redujeron sus espacios por la baja demanda -son 140 camas en el país-. Y los indicadores de mortalidad por el virus bajaron a una defunción diaria. 

Sin embargo, aclara que nada garantiza que no ocurran nuevos repuntes, en especial ante la posibilidad de aparición de nuevas variantes. Pero al vacunar a los chicos, afirma, se disminuye el riesgo de transmisión en los hogares, entre adultos mayores y personas con comorbilidades que son más susceptibles a casos graves.

El retorno será aplazado en los cantones que no lleguen al 85% de alumnos vacunados. Los Ríos, Orellana, Santa Elena, Santo Domingo y Morona Santiago son algunas de las provincias con los reportes más bajos, según el vacunómetro del Ministerio de Salud. Por eso las autoridades sanitarias aceleran desde esta semana nuevas estrategias de vacunación, con las mingas masivas.

La ministra Ximena Garzón ha reiterado que las vacunas son seguras y que no han reportado efectos secundarios severos, tampoco en los niños. Fiebre, malestar, dolor de cabeza son los síntomas más recurrentes, “lo mismo que pasa con cualquier otra vacuna”. Los efectos moderados y graves no pasan del 0,5%, según Salud.

Mildred Zambrano es pediatra infectóloga del hospital Roberto Gilbert de Guayaquil y confirma que las vacunas han demostrado generar una respuesta rápida y eficaz del sistema inmune. “Pero independientemente de estar vacunados hay la posibilidad de infecciones y de transmitir el virus”.

Aunque los niños tienen menos complicaciones por covid-19, la especialista recuerda que hay un pequeño grupo, con otras enfermedades de base, que puede desarrollar cuadros graves. Por eso insiste en mantener la bioseguridad y la detección oportuna de síntomas tanto en los planteles como en las casas.

La inmunización del personal educativo es otro elemento del plan. La cobertura de educadores y administrativos es del 92,27% (205 686 personas) y se busca cerrar la brecha con quienes no han sido vacunados.

El plan de retorno empieza con el bachillerato técnico y productivo. A inicios de diciembre sumará al resto del bachillerato y a los niveles de educación general básica. Y el próximo año, el 17 de enero, se integrará la básica elemental.

A la propuesta se añadió una cuarta fase, con el nivel inicial. La fecha se definirá en cuanto empiece el proceso de vacunación de los niños de 3 y 4 años, también con dos dosis.

Lo que debe saber para el retorno obligatorio

Prohibido pedir uniformes

Ninguna institución educativa debe solicitar a los padres de familia que adquieran uniformes para el retorno a las aulas, previsto a partir de este 22 de noviembre. La disposición del Ministerio de Educación no es solo para los planteles fiscales. Los particulares, fiscomisionales y municipales tampoco deben solicitar uniformes.

Transporte con 75% de aforo 

El transporte escolar debe cumplir con los lineamientos emitidos por el Ministerio de Educación. El aforo autorizado por el COE nacional es del 75% para el transporte escolar. En las unidades se deberá vigilar el cumplimiento de las medidas de bioseguridad: uso permanente y correcto de mascarilla y el distanciamiento social.

Normas para los bares

Las instituciones deberán cumplir el Protocolo de bioseguridad emitido por el Ministerio de Educación. Las personas que atiendan los bares y comedores deben estar vacunadas y no podrán usar reloj, anillos, aretes o pulseras. Además, mantener las uñas limpias, cortas y sin esmalte. El uso del celular está restringido mientras se manipule alimentos.

Infraestructura

Los estudiantes que pertenecen a planteles que no cuentan con las condiciones mínimas en su infraestructura para el regreso de los alumnos serán reubicados en otros establecimientos mientras el Ministerio de Educación realiza las adecuaciones. Las instituciones deben tener todos los servicios básicos y señalética para recibir a los alumnos.

Clases virtuales 

El retorno presencial es obligatorio para las instituciones educativas y no para los estudiantes. Significa que los planteles que estaban ofreciendo clases virtuales solo por la emergencia sanitaria ya no tendrán autorización para seguir en esa modalidad. Las familias que prefieran no enviar a clases a sus hijos deben buscar la modalidad a distancia.

Alumnos vulnerables  

Quienes tengan condiciones de salud que puedan ser agravantes frente al covid-19 -y por eso no pueden acogerse a la presencialidad, pese a que deseen retornar a ella- podrán llegar a acuerdos con la institución educativa para que el estudiante, por excepción, se mantenga en actividades bajo la modalidad virtual.


Written by perú despierta

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Arturo Vidal planchazo: el VAR y lo que se habló por su terrible falta a Félix Torres en Chile vs. Ecuador | VIDEO

Renato Tapia en Selección Peruana: “Este grupo está hecho para grandes cosas”